Un proyecto personal, muy importante

Esta misma semana, he retomado un proyecto personal que durante bastante tiempo he tenido detenido. Hay cosas, que uno las deja en Stand-by, ya no por dejadez o por pereza, sino por importancia. Cuando uno siente que tiene que hacer algo, pero sabe que no es el momento oportuno, es cuando ese proyecto queda aparcado temporalmente.
Desde que era niño, siempre me encantarón las Artes Marciales; desde el Judo, pasando por Karate, Capoeira, Boxeo, un largo etc., en el Entrenamiento así como en la investigación, hasta establecerme “profesionalmente” dentro del Taiji Quan.

Las Artes Marciales, me han dado todo lo que soy hoy día, y han hecho mi forma de ser. Muchas veces me dicen que soy serio, que no me abro a la gente, que no hablo…casi cualquiera de mis actos vienen intrinsecamente relacionados con lo que las Artes Marciales me han aportado, durante estos años y todavia tienen por aportarme.

De adolescente, si es cierto que quizas fuera una etapa un poco “extraña” para mi edad; la pase leyendo e inventigando en libros de Confucio, Lao-Tse, Sun-Tzu…así como revistas relacionadas. De todo ello aprendí, que a pesar de ser un practicante Artes Marciales, nunca habria porqué utilizarlas de forma irresponsable, y hasta ahora, así ha sido; no por falta de situaciones, siempre hay gente en cualquier sitio buscando algun tipo de confrontación, sino porque siempre he intentado, y he sabido esquivarlas con habilidad. Dentro del mundo de las Artes Marciales, hay algo que mucha gente denomina “Instinto Asesino”, que uno nunca sabe si lo tiene, hasta que no activa ese “dispositivo”; evidentemente uno, no se convierte en un asesino como tal, sino que averigua, hasta que punto es capaz de confrontar una pelea.
Quizas las dos mayores influencias para mi en las Artes Marciales, fueron primero mi abuelo, quien era un absoluto seguidor de las peliculas de Chuck Norris y Steven Seagal, y evidentemente y ha raiz de esto, Bruce Lee.

A muchos, seguramente os suene a topico cinematografico chino “Bruce Lee”; pero realmente fue mucho mas que eso. Empezo como un “simple” practicante de Artes Marciales chinas, fue descubierto en Hollywood, hasta llegar a ser por lo que la mayoria lo recordamos. El mayor conocedor e investigador en Artes Marciales de toda la historia. Fue auto-didacta, en muchas de las practicas marciales que llevo a cabo, hasta llegar a desarrollar su propia forma de ver las Artes Marciales el “Jeet Kune Do”.

Supo entender, que lo que denominamos Artes Marciales tradicionales, no tenian una eficacia real en la pelea callejera, ni tan siquiera su amado Gung-Fu. Fue probablemente el primero, en separar los terminos “Artes Marciales”, “Deporte de contacto”, o “Defensa Personal”. Él desarrollo su Jeet Kune Do, tomando lo mejor que encontro de practicamente todas las Artes Marciales, y sistemas de Defensa Personal que investigó. Desde el Gung-Fu tradicional, Karate, Judo, Boxeo contemporaneo, antiguo pugilato griego, Ju-Jitsu, Taekwondo, esgrima occidental, escrima filipina…absolutamente tocó, y conoció todos los palos marciales. Su Jeet Kune Do, evidentemente no es solo confrontación callejera, de la que llego asegurar, que incluso él mismo conociendo todo lo que conocia, siempre evitaba cualquier confrontación, ya que en pleno siglo XX, cualquiera tiene a su disposición un arma de fuego…incluyo en su Metodo Jeet Kune Do, grandes pensamientos filosoficos, y conceptos anatomicos; uno no puede lanzar adecuadamente un puñetazo, una patada…sino sabe desde que posición funciona mejor, “sin conocer la funcion no hay ejecución”; sin esto, él no hubiera llegado al puñetazo de 1 pulgada de separación, ¿como si no sería posible generar tanta fuerza en un puño para golpear, a tan solo una pulgada de distancia del objeto del golpe? evidentemente, sabiendo como y de donde sacar la la energia o fuerza para transportarla hasta el medio de golpeo.
Por todo esto, fue que a la vez que era reconocido actor en Hollywood, fue solicitado como Instructor Personal para las grandes estrellas que llevaban años iluminando en las pantallas de cine. Instructor y gran amigo de James Coburn, Steve McQueen, Roman Polansky quien le llamo especialmente para ir unos días desde Estados Unidos a Suiza, y recibir instrucción privada.
A pesar de haber unificado todo lo que conocia, él nunca quiso que su Jeet Kune Do tuviera una denominación especifica, ya que como él mismo decia: “Jeet Kune Do, es diferente en cada uno que lo practique”, lo mismo dijo pero con otras palabras en la “Entrevista Perdida”, para pelear tienes que vaciarte, has de vaciar tu mente; tienes que ser como el agua, que se adapta a cualquier medio, si quieres poner agua en una taza, ésta se adpata a la taza, si quieres ponerla en una tetera, ésta se adapta a la tetera;
en una pelea lo mismo. No importa si sabes Karate, Gung-Fu, Boxeo…ya que esto no va a servir para nada si tu contricante no conoce las mismas técnicas que tú; como peleador callejero has de adaptarte a cualquier situación que pueda llegar. Yo, siempre he pensado que una confrontación callejera, es como la sala de urgencias de un hospital; vas a disponer de unas herramientas (manos, pies, codos, cualquier elemento que dispongas para defenderte), y unos conocimientos, unas tecnicas que aplicar de forma conjunta, pero casi nunca vas a tener 2 contrincantes que actuen igual en dicha confrontación callejera, de la misma forma que en urgencias de un hospital van a disponer de herramientas y conocimientos, pero casi nunca van a tener pacientes con identicas patologias.
Cinematograficamente, en Hollywood su carrera fue corta, aunque llevaba siendo actor de comedias chinas desde niño, un gran director que quedo plasmado en su obra postuma “Operación Dragón”, para la cual supo seleccionar al mejor compositor de la epoca, Lalo Schifrin.

Dentro de mis practicas, entrenamientos, investigaciones siempre he llevado a Bruce Lee, él junto a otras personas, y las Artes Marciales me han hecho como soy hoy día, han forjado mi personalidad y mi caracter.

Anuncios