Aun estoy buscando ese sitio, que una vez albergaron mis sueños..., General

Nunca me gustaron las despedidas

Llegué por primera vez a Asturias, hace algunos años junto a mi madre. En aquel momento cansados del calor de MadriZ en los meses de Junio y Julio, y de las típicas vacaciones en la zona levantina, vinimos a pasar unos días a Gijón, como el de tantos otros el primer contacto con Asturias. Desde aquella primera vez, supe que quería formar parte de ese tipo de vida, de esa gente, quería vivir Asturias en la vida real.

De esta forma poco a poco mis visitas a Gijón, Oviedo…fueron siendo cada vez mas frecuentes con amigos, yo solo…hasta que en Abril de 2.007 mi novia y yo lo decidimos: lo dejamos todo, trabajo fijo, caótica ciudad, y nos vamos para Gijón sin absolutamente nada.

Hemos estado aquí cerca de 3 años, llegamos en Junio de ese mismo año, y a pesar de la inestable situación laboral, y la presente crisis por la que tantos hemos pasado, ha sido fantaástico, tanto que por mi parte, solo lo considero un pequeño “break”; realmente no sé el tiempo que conseguiré esta fuera de Asturias sin echarlo demasiado de menos, me he acostumbrado demasiado a todo, sobre todo en lo referente a Gijón: la Semana Negra, la semana grande, evidentemente todo lo referido a la playa, el sonido de las olas, las gaviotas en mi edificio a las 6 de la mañana, el olor a sidra por las calles, a sardinas, escuchar un repentino “Calla, oh!”, “me presta”, los apellidos mas genuinamente Asturianos como Llaneza…tantas cosas, que por costar me va a costar hasta quitarme este poco de acento del occidente que noto haber adquirido estos meses en Tineo.

Marcho de Asturias, con una sensación completamente diferente a cuando tiempo atrás marche de MadriZ; en aquel momento dejé mi ciudad natal con alegría, euforia (tristeza por dejar a mi familia), pero mucho arrojo y animo por venir hasta aquí; en este momento creo tener la absoluta certeza que marcharé en tren desde Gijón con las lagrimas que no pude echar en su momento desde MadriZ.

En fin, como tantos Asturianos que durante una temporada marcharon a trabayar, para pasado un tiempo regresar, espero verme de nuevo en Asturias, y volver a bajarme del tren, sintiendo el olor a mar que ya dejé de sentir.
Hasta pronto Asturias.

Anuncios
Estándar