Cuando volvamos…

La ultima vez que estuvimos en Gijon, fue hae relativamente poco, unos meses antes de Navidad. Pasamos unos dias en la casa de Tremañes de nuestra familia de adopcion alli.
A pesar de haber marchado en Marzo, nos dio la sensacion de seguir alli, de no haber estado fuera ni tan siqueira una semana; nada habia cambiado, practicamente todo estaba igual, el portero hablando con el del edificio de al lado a la misma hora, los camareros de Xeitosa, la cola de la panaderia para comprar el pan, el vendedor de cupones en la misma esquina de la plazuela, los cafes llenos a la hora del pincho…habia algunas cosas diferentes: las obras del Parchis estaban bastante mas avanzadas, asi como obras nuevas que habian comenzado en la plaza del Marques, por lo demas todo igual, el mismo olor a mar autentico, a sidra por las calles, las gaviotas planeando por el cerro, escuchar un “me presta”…
En este momento me acuerdo, cuando hace aproximadamente un año o año y medio, leia los relatos del “cyber-amigo” Satoshi Richard, quien con melancolia recordaba con fotografias y pequeños comentarios su amado Gijon desde Argentina. Ahora yo, un poquitin mas cerca, no me lo puedo sacar de la cabeza, o mas bien del corazon, y hace poco “la mi muyer”, me comentaba, si no seria yo la re-encarnacion del “Xuanon”.

Cuando volvamos, habran cambiado cosas: para empezar el Xeitosa ya cerro, hace unas 3 semanas, y como ella me decia, al enterarse de la noticia “¿adonde tomare mi clarete del viernes noche?” la estacion de tren ya no estara donde acostumbrabamos a llegar en tren desde Madrid, donde impacientemente uno, se empezaba a levantar del asiento, pegar la cara al cristal de la ventanilla para ver Gijon dandonos la Bienvenida; por otro lado habra otras cosas, como tomarse un cafe leyendo el periodico del dia con la actualidad Asturiana, que no puede cambiar, y sobre todo, esa gente y ese sentimiento, que me anclaron de por vida a Gijon.
Anuncios